Lo ordinario dentro de lo extraordinario

Sarah Coakley¹

«Porque no sabemos orar…, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables» (Romanos 8, 26).

jarrónNo, no sabemos orar; y, sin duda, por esa razón el testimonio  cristiano de Teresa resulta tan atractivo y cercano. Porque la mayor parte de su primera obra (autobiográfica) la Vida –inspirada, por supuesto, en las Confesiones de Agustín, pero tan deliciosamente diferente de ellas– trata sobre la franca imposibilidad de orar. O, más bien, trata sobre nuestros interminables subterfugios para esquivar la oración, para pensar en razones realmente buenas y totalmente convincentes para no orar, para huir, tan velozmente como nuestras piernas nos lo permitan, de esa apremiante acción del Espíritu de la que habla Pablo, la fuente y la meta de todos nuestros anhelos. Quizá mejor que nadie antes ni después, Teresa nos cuenta –con un detallismo magnífico y casero– cómo no ser santos, antes de mostrarnos lo costoso que resulta serlo.

Y ahí está la gracia: porque –como Teresa misma fue progresivamente consciente en el desarrollo de su oración hacia la unión– la huida que todos hacemos no soluciona nada. El Espíritu está siempre ahí, más cerca de nosotros que nosotros mismos, más cerca de nosotros que quien nos besa, constantemente pidiendo permiso para orar en nuestro interior.

Y por eso, nuestras excusas, evasiones, sequedades, nuestro obstinarnos en la imposibilidad de la oración, no son sino un irónico testimonio de la indeleble voluntad del Espíritu de «venir en nuestra ayuda». Lo que nos desasosiega no es que Dios esté ausente, sino el hecho de que esté tan incontrolablemente presente.  Nos recuerda nuestra debilidad, nuestra falta de control, señales de muerte que, cortésmente, esquivamos dando un rodeo. Como la propia Teresa escribe en una de sus Relaciones espirituales, ella escuchó estas palabras de Dios: «No pienses, hija, que unión es estar muy junta conmigo, porque también lo están los que me ofenden, aunque no quieren».

El reconocimiento de que nuestro rechazo del Espíritu es la otra cara de nuestro más profundo deseo de entregarnos a él, signo de nuestra auténtica cercanía a Dios, es precisamente la paradoja de que habla Pablo. Es también el origen del largo relato de Teresa de cómo va cediendo progresivamente control al mismo Espíritu. La imposibilidad humana de orar se convierte en espacio de oración divina.

Lo que inicialmente la condujo (cuando Teresa volvió en serio a la oración) al disfrute espiritual –éxtasis y «favores»– se transformó, al final de su ajetreada vida, en un simple reposo en el Espíritu, monótono y claramente intrascendente. Y casi con desaliento, Teresa descubre, al final del Castillo interior, que el hecho de ceder ante el Espíritu nos convierte en seres más extraordinariamente ordinarios de lo que jamás pudimos imaginar. La vida sigue su marcha, con todas sus pruebas y contrariedades. Sucede que, finalmente, Dios ha tomado asiento en lo más profundo del alma y ya nada lo puede mover de ahí.

«No sabemos orar». Cierto; pero, afortunadamente, el Espíritu de Dios sí sabe, y nos convertirá en santos, si nos atrevemos. Teresa ofrece un inequívoco y atrayente testimonio de ello. O, dicho con los términos enérgicos de su propio discurso de despedida  sobre la «unión»: «Pensad lo que quisiereis; ello es verdad lo que he dicho» (7M 2, 11). Así sea. Amén.


¹Profesora de filosofía de la religión, teóloga y sacerdote de la Iglesia anglicana, desde 2006 ocupa el puesto de profesora Norris-Hulse de Divinidad en la Universidad de Cambridge. Este texto recoge una homilía pronunciada en la Eucaristía celebrada en Harvard, con ocasión de la fiesta de la Santa. Apareció publicado en el boletín de la Escuela de Divinidad de Harvard, en el número de primavera de 2005.  Le agradecemos su autorización para traducir y publicar este texto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s