Nos ha dejado F. Márquez Villanueva, autor de “La vocación literaria de santa Teresa”

marquezFrancisco Márquez Villanueva ha fallecido a los 82 años, en la ciudad de Boston, víctima de un cáncer. Había nacido en Sevilla en 1931, y en la universidad hispalense realizó estudios filológicos. Muy joven aún, emigró a Estados Unidos, donde ejerció como profesor en la Universidad de Harvard hasta su jubilación. Se le considera uno de los mejores cervantistas del mundo.

A Santa Teresa, a quien decía amar profundamente, le dedicó también varios trabajos, en los que puede observarse su erudición y agudeza crítica. Así, «La vocación literaria de Santa Teresa», un brillante artículo suyo aparecido en la Revista de Filología Hispánica, en 1983, marcó un hito en la manera de entender el queahacer literario de la santa. Frente una visión tradicional de Teresa como escritora «a su pesar», que escribiera solo por obligación de sus confesores, Márquez Villanueva se atrevió a afirmar con rotundidad:

El malhadado prejuicio hagiográfico ha impedido reconocer algo muy obvio, nunca afirmado hasta este momento y que todavía causará escándalo en algunos: Santa Teresa gozaba del placer de crear como una verdadera adicción, especie de bendito “asimiento” de que, por fortuna nuestra, no llegó a ser consciente. Son hasta los médicos quienes han de poner coto al oneroso desbordamiento casi grafómano: “Me ha mandado el doctor que no escriba jamás sino hasta las doce y algunas veces no de mi letra” (178, I). Sus monjas no en vano la ven escribir a altas horas de la noche, con el rostro todo encendido, en trance creador que, muy de acuerdo con sus profundas convicciones, sin duda armonizaba lo divino y lo humano, lo sobrenatural y el puro placer estético.

Quizá no nos sea posible adentrarnos tan profundamente en el alma teresiana para saber exactamente qué pasaba por su interior mientras escribía. Pero su legado habla por sí solo. Como continúa afirmando Márquez Villanueva: …libros de esta densidad de pensamiento no se encargan ni se improvisan.

En 1982 había participado en el Congreso Internacional Teresiano celebrado con ocasión del centenario de la muerte de la santa, y lo hizo con una ponencia sobre las Moradas titulada: «El símil del Castillo interior: sentido y génesis».

Por otro lado, es digno de mención su estudio «Santa Teresa y el linaje», que forma parte del libro Espiritualidad y literatura en el siglo XVI, (Madrid: Alfaguara, 1968). Sirvan las palabras finales de este trabajo como homenaje a este gran hispanista y extraordinaria persona que se nos ha ido, pero que nos deja, como preciosa herencia, su obra:

En la obra de Santa Teresa hay que advertir, no solo la abundante presencia de temas no místicos (en contraste, por ejemplo, con la de San Juan de la Cruz), sino la trascendencia literaria de éstos. Pues la Santa ha desplegado allí toda la riqueza de su ingenio como tributo por la sentida pero no proclamada libertad de enjuiciar. Y lo ha hecho así porque obra en ella la fe del verdadero intelectual en el poder invencible de las ideas. Por eso cree también en las minorías y sabe la diferencia que causa el simple existir de un puñadillo de hombres, o de uno solo, o de una mujer encerrada en su celda, que busquen y digan la verdad. Y por ello daba gracias a Dios en un admirable desahogo de amor: ¡Qué grandeza de Dios, que puede más a las veces un hombre solo u dos, que digan verdad, que muchos juntos! (Camino, 251).

La noticia en los medios de comunicación:

Video-homenaje:

Anuncios

5 thoughts on “Nos ha dejado F. Márquez Villanueva, autor de “La vocación literaria de santa Teresa”

  1. ¡Que bello es escuchar y ver a los niños/as con el hábito y leyendo lo que nos dejó la Santa Madre Teresa de Jesús!!!
    Además hace que los que ya estamos en camino nos llegue al alma y nos enseña que debemos preocuparnos más en hacer conocer el Carisma del Carmelo, que es sublime.
    Gracias por todos lo envíos que recibo. Rosa María ocds República Argentina

    Me gusta

  2. “La enseñanza es un acto de amor, de amor a la materia que se enseña y amor también al enseñado”. ¡Qué profunda verdad la que este insigne maestro de la lengua nos refiere en estas breves palabras!
    Aunque físicamente nos ha dejado, su testimonio permanece en el rico legado que a lo largo de una fecunda vida ha ido labrando. Sus palabra, como la de los grandes maestros, seguirá siendo una fuente de luz y verdad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s