Teresa entona el Magnificat

virgen del carmen

Afirma el P. Tomás Álvarez en su introducción a las Exclamaciones, que estas constituyen una especie de salterio teresiano: «No solo están transidas de lirismo, sino que, a veces, tienen cadencia y ritmo interno, a la manera de los salmos bíblicos». Por su parte, José Vicente Rodríguez  hace notar que estas composiciones se nutren de la Palabra de Dios, que, en muchas ocasiones, «constituye su humus del modo más explícito». Así sucede en este texto, en que Teresa se hace eco de las palabras de María en su Magnificat (Lc 1, 46) y entona su propio canto de alabanza.

En la cercana fiesta de la Virgen del Carmen, nos unimos a la alegría de toda la Orden, de todos los que celebran a la Madre del Carmelo, y lo hacemos con las palabras de Teresa en esta exclamación, nacida de la sintonía con el espíritu de alabanza de la Madre del Señor:

Alégrate, ánima mía,
que hay quien ame a tu Dios
como El merece.

Alégrate, que hay quien conoce
su bondad y valor.

Dale gracias que nos dio en la tierra
quien así le conoce, como a su único Hijo.

Debajo de este amparo
podrás llegar y suplicarle que,
pues Su Majestad se deleita contigo,
que todas las cosas de la tierra
no sean bastante
a apartarte de deleitarte tú
y alegrarte en la grandeza de tu Dios
y en cómo merece ser amado y alabado
y que te ayude para que tú
seas alguna partecita
para ser bendecido su nombre,
y que puedas decir con verdad:
Engrandece y loa mi ánima al Señor.

Teresa de Jesús, Exclamación 7, 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s