La geometría del Cántico espiritual

Homenaje a Juan de la Cruz - 1975. Gouache sobre tabla. 50 x 52 cm. Colección Antonio Rodríguez Pina. Alicante. España.
Homenaje a Juan de la Cruz – 1975. Gouache sobre tabla. 50 x 52 cm. Colección Antonio Rodríguez Pina. Alicante

Eusebio Sempere es uno de los artistas españoles más importantes y originales del siglo XX. Nacido en Onil (Alicante) en 1923, estudió Bellas Artes en Valencia, y consiguió una beca que lo llevó a formarse a París. Regresó a España en 1960, y formó parte del Grupo Parpalló. Expuso en numerosas ciudades de todo el mundo: Londres, Nueva York, París, Washington, Nuremberg, Grenoble, Spoletto, Lausana, Tokio, Berlín, Heidelberg, Madrid, Barcelona y muchas otras ciudades españolas.

Pintor, grabador y escultor, su obra se define por sus figuras geométricas, buscando efectos ópticos en los que el color contribuye a crear el volumen y los efectos deseados.
En 1977 donó  su colección Arte siglo XX, que consta de 177 piezas, a la ciudad de Alicante, y allí puede visitarse, en el Museo de Arte Contemporáneo, situado en la antigua Casa de la Asegurada.

Recibió numerosos premios. Entre todos ellos hay que destacar en 1981 la medalla de oro al mérito artístico y en 1983 el premio Príncipe de Asturias de las artes. Fallecería en su pueblo natal, dos años después, en 1985.
Afirma Ricardo Forriols:
«Durante la segunda mitad de la década de los setenta (y hasta verse limitado por una enfermedad degenerativa: una esclerosis lateral amiotrópica) Sempere evolucionó paulatinamente hacia una pintura mística de complicada elaboración, con sutiles efectos luminosos y cromáticos, y sustentada conceptualmente en una trascendente referencia a Ia espiritualidad de San juan dc la Cruz y Santa Teresa de Ávila»¹ .

En 1975, lee el Cántico Espiritual y pinta la tabla Homenaje a Juan de la Cruz. A partir de entonces y en sucesivos años, pintará diferentes obras conectadas con el misticismo de S. Juan de la Cruz, como son: A Teresa de Ávila (1977), En par de los levantes de la Aurora, e Iré por esos montes y riberas (1978), Sin otra luz ni guíaAl aire de tu vueloAguas, aires, ardoresTocar nuestros umbrales y No queráis tocar nuestros umbrales de 1979.
En 1982, realiza su última carpeta de siete serigrafías, basada en el Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz. Y en febrero del año siguiente, ya enfermo, presenta en Santander la edición de esta obra, que constará de 99 ejemplares, y que irá precedida de una carta de Vicente Aleixandre.

Señala Javier Martín a propósito de esta obra: «Las siete serigrafías que forman dicha carpeta están llenas de lirismo y de esperanza, algo que tanto necesitaba el autor en esos momentos de enfermedad. El número de colores utilizados para dichas obras varía desde los diecisiete a los veintisiete en cada una de ellas.  Para muchos entendidos y estudiosos de la obra semperiana es la mejor carpeta de su vida».

Transcribimos, a continuación, el poema que Sempere dedicó a Juan de la Cruz:

De tus ojos quisiera ser techado

A Juan de la Cruz

Niño
nube en agraz
o sangrevino
enséñame a morir
pues no he vivido
sino dentro del lento desleir
dilúyome
oh silbido de órgano
estruendo de razón
sí déjame creer
que soy tu hermano
pues lo mismo tu madre que la mía
vendían leche espesa
espejo de tus versos
yo
sé juan que tu mirada robaría
para añadírsela a mis ojos
que al instante florecen
si te veo
en arcos de arcoíris
cuando llora teresa desamor de densa queja
abeja
quiero libar tu miel
y déjame
del lado
de tu silencio
desahuciado
huyo de la incurable
enfermedad
lázaro soy sin cristo que me llame
levántame
que se me borran tus cantares
aunque no su verdad
no no me dejes solo
en medio de la escarcha
de la falsa
geometría
no me dejes caer hacia lo oscuro
mientras tu flotas con mi mismo imán
tronchada rama de la injusticia
juan luz
sin cruz
qué desamparo
¿por qué tu fiel mirar me ha abandonado?

Eusebio Sempere

………

¹AULLÓN DE HARO, Pedro, (Ed.), Óscar Esplà y Eusebio Sempere en la construcción de la modernidad, vol. 2 Editorial Verbum, 2005, p. 76.

Enlace relacionado

Anuncios

One thought on “La geometría del Cántico espiritual

  1. El arte cinético ( y óptico) de E. Sempere, busca y juega con formas, color y luz la estética del movimiento en ritmos cinéticos sugeridos como “formas esenciales de percepción del tiempo real”.

    Juan de la cruz es puro movimiento del salida, búsqueda constante del alma en pos de esa luz, Amado, en la que todo acaba y todo comienza: libertado anhelo del Cántico espiritual.
    En Cristo la hace suya y en Él-ella todo lo alcanza: “míos son los cielos y mía es la tierra… y el mismo Dios es mío y para mí, porque Cristo es mío y todo para mí” clama en Canción de alma enamorada.

    En la luz y el color paisajístico de la propia e íntima búsqueda, el ímpetu suave que mueve, vuela y lanza el itinerario espiritual del santo de yepes, el autor va realizando su propia mística pictórica que acelera el alma y la mantiene estremecida al compás del deterioro duro y terrible de su cuerpo. ELA es una de las enfermedades más crueles que se conocen (si es que hay enfermedad que no lo sea) y las puertas-ventanas de infinitud que abre su arte, como Cruz, seguramente fué su “camino más seguro para el cielo”. In memoriam Eusebio Sempere. Nuestra gratitud.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s