Rowan Wiliams: «Teresa de Ávila», 22 años después


Rowan WilliamsRowan Douglas Williams (Swansea, Gales, 14 de junio de 1950) es obispo, poeta y teólogo anglicano. Fue el 104° Arzobispo de Canterbury, Primado de la Iglesia de Inglaterra y líder espiritual de la Iglesia Anglicana durante diez años (2002 – 2012).

Teresa de Ávila fue una extraordinaria escritora, mística y reformadora que vivió y trabajó en los márgenes de la sociedad española del siglo XVI. A lo largo de la conversación, Rowan Williams explica algunos de los más delicados y complejos aspectos de la vida y obra de Teresa: su auto-presentación y los silencios de su narrativa; la realidad de su experiencia trascendente; y lo que el cuerpo de su obra tiene implícito en los aspectos interpersonales, sociales y de relaciones de género.

Kirsty Jane McCluskey entrevista a Rowan William en el último número de la revista Theology¹, 22 años después de que publicara su libro Teresa of Avila. Al hilo de la conversación, son muchos los temas que se abordan. Ante la imposibilidad de tratarlos todos en esta síntesis, nos detenemos especialmente en el de la oración.

Según Williams, para Teresa, la esencia de la comunidad contemplativa es la relación de amistad basada en la amistad que Dios otorga. Esto parece ser cada vez más importante como vía de comprensión, no solo de la forma práctica en que organizaba la vida de las hermanas, sino también de lo que es contemplación en sí, que no equivale a la conquista de un territorio extranjero (en un lenguaje militar también usa Teresa), sino algo que se hace posible en virtud de una invitación.

TofAAnte la pregunta sobre la experiencia mística, Williams afirma que se ha intentado patologizar a Teresa, que tuvo, ciertamente, algunas extrañas experiencias. Opina él que es un error, en nuestro discurso sobre mística, identificarla con esas experiencias. Para Teresa, y también para Juan, las experiencias extraordinarias son solo la entrada a otro nivel, a otro tipo de normalidad. Es erróneo reducir la mística a éxtasis. La gente contempla la escultura de Bernini y cree que eso es la mística, mientras que Teresa la habría mirado con desdén. Ella viene a decir: «La cuestión no es esa: claro que tuve estas experiencias extraordinarias, y que deseé no haberlas tenido, pero a la larga, lo que ellas me han permitido hacer es lavar los platos de manera atenta y orante».

Al preguntarle si cree que el método teresiano de orar sigue siendo útil hoy, Williams responde que lo considera enormemente útil. Teresa le proporciona una estructura (las cuatro aguas, las siete moradas…) en medio de la cual hay un momento de transición, cuando tienes que reconocer que la iniciativa ya no es tuya. Has de decir: «Ahora tengo que dejar que suceda, tengo que dejar de hacer un gran esfuerzo, y de pensar que con un gran esfuerzo lo lograré». Ella es una mujer muy realista, y le dará consejos prácticos, como por ejemplo, llevar una imagen de Jesús en el bolsillo y mirarla en ocasiones. Esa es la clase de cosas que usted necesita. Esta receptividad no hay que entenderla como pasividad femenina, porque la receptividad es algo de lo que todos los escritores espirituales tradicionales serios hablan.

¹El artículo completo: Entrevista a Rowan Williams, de Kirsty Jane McCluskey  se puede adquirir en pdf en este enlace a la revista Theology, de mayo/junio 2014 117163168. Agradecemos a SAGE Publications que nos haya permitido presentar aquí esta pequeña síntesis.

 


Una respuesta a “Rowan Wiliams: «Teresa de Ávila», 22 años después

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.