«Los ojos en Él»: entendiendo la vida contemplativa

Meningites-de-l-enfant-pas-de-panique


Varias veces a lo largo del año, aterrizan en nuestra casa grupos de chavales. Unos están en catequesis de confirmación en sus parroquias, otros vienen desde la clase de religión de algún instituto o colegio de la zona. Sus profesores o catequistas quieren que sepan que, aunque somos una presencia invisible, existimos. Al reunirnos con ellos, surge siempre en el diálogo la misma pregunta: «¿Qué hacéis todo el día aquí encerradas?» Dependiendo de la madurez de quien la formula, unas veces añade: «¿Y no os aburrís?». O bien, esta otra versión más elaborada: «¿Qué sentido tiene vuestra vida?»

En esos casos, me quedo mirando a la chica, al chico e internamente me pregunto: ¿Cómo podrías entenderlo? ¿Cómo explicar a un adolescente de hoy que aquello que te sustenta, lo que da aliento a tu existir no es lo que se tiene o se hace, ni el lugar donde se vive?

Pero no son solo los jóvenes. Muchos en la sociedad –y en la misma Iglesia– siguen sin entender nada de nuestra vida.

Cierto día, Juan de la Cruz preguntó a una monja (Francisca de santa María) en qué se ocupaba en la oración, y ella le respondió que «en mirar la hermosura de Dios y holgarse de que la tuviese». Sin darse cuenta, estaba elaborando todo un tratado de vida contemplativa. Mirar la deslumbrante hermosura de Dios y recrearse en ella bien justifica una vida.

Cuando nació mi primera sobrina, recuerdo que mi hermano me contaba cómo él y su mujer pasaban horas asomados a la cuna, simplemente mirándola embelesados. La tele del salón, por primera vez desde que se habían casado, emitía inútilmente su reclamo sonoro a lo lejos, sin que nadie le hiciera caso. Ellos no podían apartar los ojos de la niña, pasmados de que esa preciosa criatura fuera hija suya.

Teresa de Jesús repite incansablemente: «Los ojos en Él» (Vida 35, 14). «Mire que le mira» (Vida 13,22). No necesitamos rejas ni muros para no dispersarnos. Lo que nos recoge y sobrecoge es esa mirada.

Vivimos porque Él nos mira, y no podemos dejar de mirar, al descubrir el abismo de amor que se esconde tras su mirada.


María José Pérez
carmelita descalza
Vida Religiosa, mayo 2014

Anuncios

6 thoughts on “«Los ojos en Él»: entendiendo la vida contemplativa

  1. La “vida contemplativa” me parece que es algo al tiempo tan cercano y tan ajeno al mundo de las prisas predominante en nuestra sociedad moderna que entenderla sin estar en ella o sin conocer personas próximas que la vivan sería puro milagro.

    Lo de vivir una vida “encerrada” es también algo relativo. Se puede vivir una vida encerrada en una misma, sin muros ni cierres sensibles, se puede una encerrar en una ideología, en una manía, o en una forma de ser. Hay cierres provechosos y otros muy negativos. Para hacer cualquier cosa importante hay que concentrarse en lo que una está haciendo y eso supone renunciar a muchas otras posibilidades, según el dicho de “no se puede tener todo”. Aunque los místicos dicen que sí… pero ya se sabe que misticismo y paradoja es todo uno…

    Gracias por compartir el artículo. He pinchado el enlace de Vida religiosa (revista que desconocía por completo) y he visto otros artículos aunque éste no lo pude localizar, no me sabía mover en la revista buscando fechas… pura torpeza…

    Mmmm supongo que este post responde a la celebración de la Vida Consagrada en esta fiesta de la Trinidad… lo mínimo es enviaros mi felicitación, con mi abrazo y mi reconocimiento, a pesar de que también mi capacidad de entender determinadas cosas sea limitada… Feliz día para ti y tus compañeras.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Miriam, por tus palabras y felicitación. Efectivamente, hoy, fiesta de la Trinidad, la Iglesia celebra la jornada Pro Orantibus, dedicada a la vida contemplativa. Esa ha sido la razón de incluir el artículo. He puesto el enlace a la revista, pero no al artículo, porque no está disponible online, sino en la revista “de papel”, que se publica mensualmente.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s