Teresa, corazón atraído por el amor

bernini-transv

«Teresa se encuentra con el Crucificado resucitado y en su cuerpo ve, lee con claridad el poderío de este amor, capaz de superar toda resistencia y abatir cualquier obstáculo. Teresa se abandona totalmente a él liberándose de todo lo que la frenaba en el plano personal, social y eclesial. Su corazón herido es el corazón del hombre nuevo, el corazón de carne (Ez 11, 19), liberado y aliviado, como en el impulso ascensional de la representación de Bernini, hacia el amor que la atrae a sí y la hace suya. Su esposa, se dirá y se ha dicho, pero todavía más su amiga y su colaboradora. Precisamente como la Samaritana es descrita como la amiga que habla con Jesús y la discípula que habla a los demás de Jesús, así Teresa. A la pasividad de ser perdonada, escuchada y amada por Jesús, corresponde la actividad de la amiga y colaboradora que ya no se espantará más de su debilidad o de las dificultades materiales o de los prejuicios de los hombres, aun siendo eclesiásticos influyentes. Teresa se pone en camino y no dejará de caminar hasta su muerte, que es para ella el umbral más allá del cual continuará caminando al encuentro con él, ya verdaderamente Esposo contemplado cara a cara».

P.Saverio Cannistrà, ocd
Homilía 15 octubre 2009

Anuncios

5 thoughts on “Teresa, corazón atraído por el amor

  1. Herida de Amor

    El día que Jesucristo
    Te hirió con dardos de amor
    Una herida muy profunda
    Te transpasó e corazón.

    Era tan sabroso y dulce
    El gozo que te embriagaba
    Que no hallaste las palabras
    Para expresar el delirio
    Que tus sentidos gozaban.

    Son quejas de enamorada
    Requiebros de amor, palabras,
    Las que susurran tus labios
    Suplicándole a tu dueño
    Que no abandone a su amada,
    Que aunque el dolor que te embarga
    Te destroza las entrañas,
    No quieres que sabe nunca
    Por miedo a perder el gozo
    Al que el dolor acompaña.

    Pilar galán
    Del libro : biografía poética de una pasión . Sta Teresa de Jesús

    Me gusta

  2. ¿Quién puede olvidarse de sus poemas de loco amor:

    Cuando el dulce cazador
    me tiró y dejo herida
    en los brazos del amor
    mi alma quedó rendida
    y cobrando nueva vida
    del tal forma yo he cambiado
    que mi Amado para mí
    y yo soy para mi Amado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s