Los deseos según Santa Teresa de Jesús

deseos Teresa
Los deseos según Santa Teresa de Jesús
“¿Quién pone estos deseos? ¿quién da este ánimo?” (V 25,19)

            Fray Oswaldo Escobar, ocd
Superior Provincial de América Central

Introducción

La voluntad humana generalmente está orientada por esos impulsos que llamamos “deseos”. La persona va realizando sus actividades e incluso va configurando su vida de acuerdo a eso que anida en su corazón; el deseo de ser médico lleva al estudiante a conseguir su fin y lograr graduarse, el deseo de servir a los más necesitados desinteresadamente ha llevado a muchos al voluntariado.

Los deseos son entonces energía viva. Cabarrús define esas fuerza animadoras así: “el deseo es una sensación muy especial; es un impulso vital que me lanza a la consecución de algo que añoro porque intuyo que me plenifica y me da felicidad. Hay niveles de profundidad de los deseos, los más profundos hablan de lo que de verdad puedo ser yo¹.”

También Dios para inspirar su voluntad, nos mueve generalmente por medio de los deseos, ellos se convierten como en un motor que enciende lo mejor de cada uno en la conquista del plan divino. Cuando los deseos son de Dios son constantes y van dirigidos al bien del orante y de su contorno, son “deseos con obras; digo con obras…” (V21, 7). Se diferencia los mismos de los antojos, los cuales son circunstanciales e inconsistentes y estarán basados más bien en las apetencias de la persona “que el antojo poco mal ni bien puede hacer a vuestra alma.” (6M 8,8). Finalmente habrá otros deseos que son, según Teresa, movidos por el mal espíritu. Para aclarar todos estos puntos, nos proponemos estudiar los deseos según Santa Teresa de Jesús.

_________________________

¹C. Cabarrús, La danza de los íntimos deseos. Siendo persona en plenitud, Desclée De Brouwer, Bilbao 20062, 65.

 

Contenido de Los deseos según Santa Teresa de Jesús

Introducción

1.Los deseos en la vida de Teresa.

2.Los deseos fermento de la vida espiritual.

3.Discernir los deseos divinos (hacia una metodología teresiana).

4.Los deseos venidos del espíritu malo.

5.Deseos venidos de la propia psicología.

6.El deseo por excelencia: servir a Dios.

Puedes descargar el artículo completo en estos enlaces:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s