Dos acentos del mismo anhelo: Teresa de Jesús e Ignacio de Loyola

 La revista Manresa, dedicada a la espiritualidad ignaciana, se suma al homenaje que desde tantos ámbitos se hace en 2015 a la mística Teresa de Jesús. No podía ser menos, dada la relación tan importante que hubo entre la santa y la Compañía de Jesús.  El primer número del año, la revista lo titula Dos acentos del mismo anhelo: Teresa de Jesús e Ignacio de Loyola. 

Cubiertas 318Presentación

Una revista de espiritualidad ignaciana no podía dejar de dedicar al menos un número a Teresa de Jesús, la Santa de Ávila, en el 500 aniversario de su nacimiento en 1515. Pero siempre en relación con su contemporáneo Ignacio de Loyola y su obra, que es lo que distingue a MANRESA. Tal como se comprueba en las páginas que siguen, estas dos espiritualidades tan significativas e influyentes en la historia de la Iglesia tuvieron mucho en común (“un mismo anhelo”), respetándose naturalmente la originalidad de cada una (“dos acentos”). Así lo vemos cinco siglos después.

Las dos primeras contribuciones tratan de aspectos biográficos e históricos de uno y otra. Tanto el carmelita Teófanes Egido como el jesuita Manuel Ruiz Jurado muestran puntos de encuentro entre Teresa, Ignacio y los jesuitas. Por ejemplo, datos de sus vidas o, más todavía, los varios confesores de la Compañía de Jesús, lugar de intersección entre Teresa, lo ignaciano y lo jesuítico. La historia nos abre el camino así a su experiencia religiosa.

Además de la participación en modos de hacer similares, observamos también confluencias teológicas y místicas. Tradicionalmente se ha distinguido entre las dos espiritualidades, caracterizándolas como de unión o nupcial (la de Teresa) y de servicio (la de Ignacio). Rogelio García Mateo, S.J., buen conocedor de ambos, aborda esta cuestión, insertándolos en la historia de la espiritualidad y otorgándoles más espacios comunes que antes no se consideraban tanto.

Concretando más, MANRESA quiere fijarse en la oración como elemento esencial de sus espiritualidades. A esto quieren responder los dos estudios siguientes, a cargo de sendos especialistas en cada “acento”, Maximiliano Herraiz, O.C.D. y William A. Barry, S.J. Toca al lector comprobar cómo, en cada caso, la relación con Dios significa asimismo un modo propio de acercarse al mundo y a los hombres; dicho ignacianamente, un “ejercicio espiritual” practicado no solo en la contemplación, sino también en la acción.

Cierra esta primera sección de la revista un bonito ejemplo del paralelismo entre los Ejercicios espirituales y las Moradas. Los símbolos del mapa y la brújula sirven a Mar Camargo, E.C.R., para ofrecer textos de estas dos obras, que quien ayuda a otros a ejercitarse puede tener a mano para reforzar cualquiera de los dos caminos que siguen Teresa e Ignacio como propuesta pedagógica para buscar y hallar a Dios. Los acentos siguen siendo diferentes, pero su complementariedad permite que cada itinerario espiritual se valga de lo propio del otro para llegar al mismo sitio.

  • Teófanes EGIDO, O.C.D.: “La principal ayuda que he tenido”. Santa Teresa y los de la Compañía de Jesús
  • Manuel RUIZ JURADO, S.J.: Santa Teresa y los jesuitas
  • Rogelio GARCÍA MATEO, S.J.: Ignacio de Loyola y Teresa de Jesús, afinidades místico-teológicas
  • Maximiliano HERRAIZ, O.C.D.: Oración teresiana, experiencia y doctrina 
  • William A. BARRY, S.J.: La oración ignaciana, una mística de colaboración con Dios
  • Mar CAMARGO CANDELAS, E.C.R.: Un viaje ¿con brújula o con mapa? Moradas de santa Teresa y Ejercicios Espirituales de san Ignacio

Los autores

Teófanes Egido
Carmelita Descalzo. Historiador. Valladolid
Manuel Ruiz Jurado
Jesuita. Escritor. Sevilla
Rogelio García Mateo
Jesuita. Profesor de la Universidad Gregoriana. Roma
Maximiliano Herraiz
Carmelita Descalzo. Escritor. Ávila
William A. Barry
Jesuita. Escritor. Da Ejercicios. Weston (MA, USA)
Mar Camargo Candelas
Esclava de Cristo Rey. Casa de Ejercicios. Guadalupe (Murcia)

Otras entradas del blog dedicadas a las conexiones de Teresa con la Compañía de Jesús

Ignacio y Teresa Teresa de Jesús y la oración ignaciana «Tomad, Señor» Emborrona, que algo queda. Un comentario de Teresa sobre los jesuitas
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s