“Las Moradas, una mística de la interioridad”, conferencia de Juan Antonio Marcos

El P. Juan Antonio Marcos, carmelita descalzo, pronunció el 11 de febrero una conferencia en la parroquia de Santa Teresa y San José (Plaza España 14 A-Madrid),  dentro del ciclo formativo con motivo del año teresiano, y del que ya ofrecimos el programa el mes pasado en este blog.

La conferencia tuvo por título “Las Moradas. Una mística de la interioridad”. Presentamos el material de la misma, tanto el audio como los textos teresianos de apoyo que nos ofrece el blog “El susurro de Dios”.

El ponente:

Juan Antonio Marcos es profesor de la Facultad de Teología en la Universidad P. Comillas (Madrid). Estudió teología en la Universidad P. de Salamanca y se doctoró en Filología Española (Lingüística), con premio extraordinario, por la Universidad de Valladolid (2000). En la Universidad P. Comillas se licenció en teología dogmática. Es autor de numerosas publicaciones, de las que destacamos sus libros:

-Mística y subversiva: Teresa de Jesús (Las estrategias retóricas del discurso místico), Madrid: EDE, 2001, (Traducido al italiano en 2006).

-Un viaje a la libertad. San Juan de la Cruz (La experiencia mística en metáforas cotidianas), Madrid: EDE, 2013.

-Un viaje a la plenitud. El ‘Camino de Perfección’ de Teresa de Jesús, Madrid: EDE, 2010.

 

MORADAS: UNA MÍSTICA DE LA INTERIORIDAD (TEXTOS)

1.  PRlMERAS MORADAS – [INTERIORIDAD]

“Porque, a cuanto yo puedo entender, la puerta para entrar en este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal; que, como sea oración, ha de ser con consideración; porque la que no advierte

-con quién habla y

-lo que pide y

-quién es quien pide y a quién,

no la llamo yo oración, aunque mucho menee los labios” (lM 1,7)

“No habéis de entender estas moradas una en pos de otra como cosa enhilada, sino poned los ojos en  el centro, que es la pieza o palacio adonde está el Rey, y considerad como un palmito que, para llegar a 10 que es de comer, tiene muchas coberturas que todo 10 sabroso cercan” (lM 2,8).

“Porque es cosa tan importante este conocemos … , por subidas que estéis en los cielos … Jamás nos acabamos de conocer, si no procuramos conocer a Dios; mirando su grandeza, acudamos a nuestra baj eza y, mirando su limpieza, veremos nuestra suciedad; considerando su humildad, veremos cuán lejos estamos de ser humildes” (lM 2,9).

2.  SEGUNDAS MORADAS – [VERTICALIDDAD]

“El mismo Señor dice: ninguno subirá a mi Padre sino por mí (Jn 14,6); no sé si dice así, creo que sí; y quien me ve a mí ve a mi Padre (Jn 14,9). Pues,

si nunca le miramos

ni consideramos lo que le debemos y

la muerte que pasó por nosotros,

no sé cómo le podemos conocer ni hacer obras en su servicio,

porque la fe sin ellas y sin ir llegadas al valor de los merecimientos de Jesucristo, bien nuestro, ¿qué valor pueden tener ni quién nos despertará a amar a este Señor? ¡Plega a su Majestad nos dé a

entender lo mucho que le costamos y cómo no es más el siervo que el Señor y qué hemos menester

obrar para gozar su gloria y que para esto nos es necesario orar, para no andar siempre en tentación!”

(2M 1,11).

3.  TERCERAS MORADAS – [HORIZONTALIDAD]

“Miremos nuestras faltas y dejemos las ajenas, que es mucho de personas tan concertadas espantarse de todo, y por ventura de quien nos espantamos podríamos bien deprender en 10 principal…, ni hay para qué querer luego que todos vayan por nuestro camino, ni ponerse a enseñar el del espíritu quien por ventura no sabe qué cosa es” (3M 2,13).

 4.  CUARTAS MORADAS – [ENCRUCIJADA]

“Sólo quiero que estéis advertidas que, para aprovechar mucho en este camino y subir a las moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; y así lo que más os despertare a amar, eso haced. Quizá no sabemos qué es amar, y no me espantaré mucho … ” (4M 1,7).

DOS TIPOS DE AGUA: Uno viene por arcaduces y artificio … , es la meditación … El otro está hecho

en el mismo nacimiento del agua, que es Dios, y siempre está procediendo agua de allí… ‘Vase revertiendo esta agua por todas las moradas … ‘ (cf. 4M 2,4).

“Mas en los efectos y obras de después se conocen estas verdades de oración, que no hay mejor crisol para probarse” (4M 2,8).

 5.  QUINTAS MORADAS – [NUEVO ‘NACIMIENTO’]

-“Yo gusto algunas veces de ver unas almas que, cuando están en oración, les parece querrían ser abatidas y públicamente afrontadas por Dios, y después una falta pequeña encubrirían si pudiesen.

¡Uf, que si no la han hecho y se la cargan! [Dios nos libre! Pues mírese mucho quien esto no sufre, para no hacer caso de lo que a solas determinó a su parecer” (5M 3,10)

-“Cuando yo veo almas muy diligentes a entender la oración que tienen y muy encapotadas cuando están en ella, que parece no se osan bullir ni menear el pensamiento porque no se les vaya un poquito

de gusto y devoción que han tenido, háceme ver cuán poco entienden del camino por donde se alcanza la unión y piensan que allí está todo el negocio. Que no, hermanas, no; obras quiere el Señor … ” (5M 3,11).

“Que no, hermanas, no; obras quiere el Señor … ” (5M 3,11).

6.  SEXTAS MORADAS – [NUEVA ‘VISIÓN’]

“Acaece, cuando el Señor es servido, estando el alma en oración y muy en sus sentidos, venirle de presto una suspensión adonde le da el Señor a entender grandes secretos que parece los ve en el mismo Dios; que éstas no son visiones de la sacratísima humanidad, ni, aunque digo que ve, no ve nada, porque no es visión imaginaria, sino muy intelectual, adonde se le ‘des-cubre’ cómo ‘en’ Dios se ven todas las cosas y las tiene todas ‘en’ sí mismo; y es de gran provecho, porque, aunque

-pasa en un memento,

-quédase muy esculpido,

-y hace grandísima confusión,

y vese más claro la maldad de cuando ofendemos a Dios, porque ‘en’ el mismo Dios-digo, estando ‘dentro en Él’-hacemos grandes maldades. Quiero poner una comparación, si acertare, para dároslo

a entender, que aunque esto es así y lo oímos muchas veces, o no reparamos en ello, o no lo queremos

entender; porque no parece sería posible, si se entendiese como es, ser tan atrevidos” (6M 10,2)

7.  SÉPTIMAS MORADAS – [NUEVO ‘ESPACIO’]

“En lo muy muy interior, en una cosa muy honda, que no sabe decir cómo es, porque no tiene letras; siente en sí esta divina compañía” (7M 1,7); puede ‘traer esta presencia … , siempre que advierte se halla con su compañía … , cuando quiere nuestro Señor que se abra la ventana del entendimiento’ (7M 1,9).

“Ésta es la verdadera muestra de ser cosa y merced hecha de Dios … , porque poco me aprovecha estarme muy recogida a solas haciendo actos con nuestro Señor, proponiendo y prometiendo de hacer maravillas por su servicio, si, en saliendo de allí, que se ofrece la ocasión, lo hago todo al revés” (7M 4,7).

“Os será consuelo deleitaras en este castillo interior, pues sin licencia de las superioras podéis entraros y pasearas por él a cualquiera hora” (M Conc. 1).

“En fin, hermanas mías, con lo que concluyo es que no hagamos torres sin fundamento, que el Señor no mira tanto la grandeza de las obras como el amor con que se hacen” (7M 4,15).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s