Teresa de Jesús enseña a orar a los jóvenes

orar con jovenesRPJ, la Revista de Pastoral Juvenil, editada por los escolapios, publicaba en su número de enero 2015 (nº. 503) un artículo de Gema Juan, carmelita descalza, sobre la pedagogía de la oración aplicada a los jóvenes. He aquí el artículo:

RPJ, Revista de Pastoral Juvenil, nº 503, enero 2015.

Teresa de Jesús enseña a orar a los jóvenes de hoy

Gema Juan, ocd

¿Puede una mujer del siglo XVI dialogar con los jóvenes del siglo XXI? Teresa de Jesús lo hace y les va a proponer orar.

Ella habla desde la experiencia. Se ha encontrado con Cristo y ha conocido el vaivén de la vida: el fracaso y la superación, la incertidumbre y el entusiasmo. Tiene un horizonte inmenso y solo rechaza la mentira, porque con ella se pierde todo y se hace imposible la amistad.

1. ¿Qué es orar?

Cuando Teresa habla de oración, habla de encuentro y amistad, de pasar tiempo juntos. Habla de complicidad, de intimidad y secretos. Y de tener todo eso con Jesús.

Orar es «tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama» (V 8, 5)¹. Es entrar en relación con el «verdadero amigo». Y se pueden traducir sus palabras, para empezar a orar: «Ponte delante de Cristo, piensa en Él… mira que te mira, acompáñale, pídele, háblale… quéjate ante Él, cuéntale tus alegrías»².

Orar es «estar con Él». Buscarle dentro: «No os pido más que le miréis… no está aguardando otra cosa… sino que le miremos».

Y añadirá algo no esperado: orar es «entender verdades». Para que los amigos se puedan encontrar y reconocerse, han de saber quién es quién, conocerse uno a otro de verdad.

Se trata de entender que Dios es el que «habla al corazón», el que «de buena gana se está con nosotros», sin forzarnos. El que anda «mirando y remirando por dónde» entrar en conversación. Dios es el «amigo de amigos».

Nosotros somos los que estamos hechos para disfrutar la amistad, podemos «tener conversación no menos que con Dios». Somos los que no estamos huecos por dentro, los que tenemos un «huésped divino».

Lo que hay que entender es que Dios está dentro de todos y es posible hablar con Él. Vale la pena escuchar a Teresa:

«Entender esta verdad, y ver que no ha menester para hablar con su Padre eterno ir al cielo, ni para regalarse con Él, ni ha menester hablar a voces. Por paso [bajito] que hable, está tan cerca que nos oirá; ni ha menester alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen huésped; sino con gran humildad hablarle como a Padre, pedirle como a Padre, contarle sus trabajos, pedirle remedio para ellos» (C 28, 2).

2. ¿Qué es tratar de amistad?

Tratar de amistad es orar, ser amigos de Dios y recorrer un camino: «Los que comienzan a ser siervos del amor, que no me parece otra cosa determinarnos a seguir por este camino de oración al que tanto nos amó», esos viven como amigos de Dios.

La amistad pide tiempo, porque sin tiempo no existe relación. Teresa dirá que «deseaba y procuraba algún lugar y tiempo para que [el Señor] estuviese conmigo». Y pide compartir: «Que mire Él por mis cosas, y yo por las suyas». Los amigos se preocupan el uno por el otro. Comparten los asuntos.

Y ¿cómo? Porque Teresa sabe que en seguida surgirá la duda: «Si le viera con los ojos del cuerpo…». Ella responde: «No nos imaginemos huecos en lo interior»; hay que «hacer un poquito de fuerza a recoger siquiera la vista para mirar dentro de sí a este Señor». Hay que «volver los ojos el alma… y pensar dentro de sí a Dios».

3. Que dure la amistad

La amistad, como todas las cosas valiosas, tiene unos requisitos. Teresa dirá que «para ser verdadero el amor y que dure la amistad, hanse de encontrar las condiciones».

Sin encuentro de condiciones no hay amistad y no hay oración. Sin la afinidad profunda de los amigos –eso es el «encuentro de condiciones»–, la amistad durará muy poco, la oración decaerá en seguida.

Cuando se trata de orar, hay un desfase importante, porque Dios es todo bueno, y eso solo lo es Él. Pero Teresa anima, diciendo: «Viendo lo mucho que os va en tener su amistad y lo mucho que os ama, pasáis por esta pena de estar mucho con quien es tan diferente». No es fácil corresponder a tanto amor, pero merece la pena estar con Él.

Por eso, para que dure la amistad, a veces hay que hacerse un poco de fuerza y por ese pequeño empeño, Dios da la fortaleza necesaria para permanecer y enfrentarse a las dificultades. Él «da fuerzas… por esta fuerza que se hacen a querer estar en tan buena compañía».

Teresa hablará de tres cosas necesarias para la amistad: «La una es amor unas con otras; otra, desasimiento de todo lo criado; la otra, verdadera humildad». Amor, libertad y sinceridad.

La lealtad, la franqueza, la honestidad y el deseo de estar, son cosas que se pueden cultivar y sin las que nadie conserva una amistad.

4. Un poco de paciencia: la determinación

La amistad se construye poco a poco. Con paciencia, permaneciendo junto al amigo: «¡Qué buen amigo hacéis, Señor mío!… no veo, Criador mío, por qué todo el mundo no se procure llegar a Vos por esta particular amistad: los malos, que no son de vuestra condición, para que nos hagáis buenos».

A la paciencia activa, Teresa la llama «determinación». Es tomar la decisión de permanecer, tener la paciencia necesaria para no abandonar el camino, para no dejar solo al Amigo.

Determinarse es «lo que más importa». No se es amigo un día sí y otro no. La determinación es decir al amigo: pase lo que pase, aquí estoy. Escribirá:

«Importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar a ella [a la fuente, que es Dios], venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabajase lo que se trabajare, murmure quien murmurare, siquiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo» (C 21, 2).

Y eso porque el Amigo nunca abandona: «No hayáis miedo os deje morir de sed el Señor que nos llama a que bebamos de esta fuente».

6. «Rece como pudiere»

Reza como puedas, pero reza –eso dice Teresa.

La oración es la puerta para entrar en lo profundo de uno mismo, donde se encuentra Dios, y todo el mundo puede abrirla. Pero la amistad no se repite, cada relación es única y no tiene fórmulas. Por ese motivo, «ha menester aviso el que comienza, para mirar en lo que aprovecha más».

Teresa dirá que «por muchos caminos lleva Dios…  [no hay que] atarle las manos… de muchas maneras se comunica» y no siempre sirven las mismas cosas, pero que «si persevera, no se niega Dios a nadie [y] poco a poco va habilitando Él el ánimo».

Solo hay una cosa que de verdad importa para no errar la puerta: no apartarse de Jesucristo.

Unos necesitan pensar en «el amor que el Señor nos tuvo y su resurrección… o en la grandeza de Dios en las criaturas», otros en la Pasión de Jesús, «porque en pensar y escudriñar lo que el Señor pasó por nosotros, muévenos a compasión».

Pero todos han de «representarse delante de Cristo y acostumbrarse a enamorarse mucho de su sagrada Humanidad y traerle siempre consigo…, sin procurar oraciones compuestas, sino palabras conforme a sus deseos y necesidad».

Mirar su vida para amarle, descubrirle divino y humano y siempre cerca: «Es muy buen amigo Cristo, porque le miramos Hombre y vémosle con flaquezas y trabajos… y entiende nuestras flaquezas».

7. «Rezar con satisfacción»

Habla Teresa: «Os confieso que nunca supe qué cosa era rezar con satisfacción hasta que el Señor me enseñó este modo». Ese modo era «el recogimiento». Una práctica muy sencilla, para orar en todo lugar y circunstancia.

Lo define así: «Se entra dentro de sí con su Dios». Es pasar de fuera adentro, «acordarnos tenemos tal huésped dentro» y «mirar dentro de sí a este Señor».

No es cuestión de abstraerse ni de embelesarse. Es cuestión de encontrarse: «Miraos interiormente; hallaréis vuestro Maestro, que no os faltará». El recogimiento ayuda, porque al «comenzar a tener oración hallamos con quién hablar, y parece entendemos nos oye por los efectos y sentimientos espirituales que sentimos de gran amor y fe, y otras determinaciones, con ternura».

8. A los que comienzan oración

Para empezar a orar sirve todo, con tal de que nos encontremos con el Amigo que nos está buscando. Se puede rezar vocalmente, el Padre Nuestro u otras oraciones. Lo que importa es poner el corazón y el entendimiento en lo que se dice: «No me estéis hablando con Dios y pensando en otras cosas».

Escribe: «Cuando digo Credo, razón me parece será que entienda y sepa lo que creo; y cuando Padrenuestro, amor será entender quién es este Padre nuestro y quién es el maestro que nos enseñó esta oración» (C 24, 2). No bastan las palabras para tratar con un amigo, las palabras reclaman la presencia real.

Otras veces, puede darse «un sentimiento de la presencia de Dios», que no se puede dudar que está. En esas ocasiones, Teresa recomienda el silencio, estar con Dios calladamente y dejarse llevar por los «grandes deseos de llegarse a Él».

9. A los que perseveran en la oración

Después de unos primeros pasos, pueden empezar las dificultades. Teresa hablará del alma como de un huerto que se puede regar de cuatro formas, con una idea: iluminar diferentes momentos y modos de orar, para que nadie abandone.

Las formas de regar son un modo de hablar del proceso de la amistad: cada vez se da una oración más íntima, profunda y unificadora, hasta llegar al centro del corazón. Y cada vez es más sencillo todo. El agua con que se riega puede ser: agua del pozo, agua de la noria, agua del río o agua de lluvia.

Si hay sequedad o momentos oscuros, junto a los momentos de luz y de paz, es porque para ir juntándose con el Amigo hay que «quitar y poner». Quitar todo lo que estorba al amor y poner todo lo que lo favorece. Y también porque los momentos difíciles son un modo de fortalecerse y afianzar el amor.

Con un amigo se puede tener una conversación ligera, compartir con gusto el tiempo o hablar desde lo más íntimo. Se puede estar en silencio con paz o vivir momentos tensos. De todo hay y en todo se fragua la amistad.

Cuatro momentos para orar

  • Agua del pozo. «De los que comienzan a tener oración podemos decir son los que sacan el agua del pozo, que es muy a su trabajo» —escribe. Es porque «están acostumbrados a andar derramados… a andar por casas ajenas». No están habituados al silencio y dirá: «Acostumbrarse a soledad es gran cosa para la oración».

Es oración de esfuerzo y confianza. Teresa invita a pensar en Cristo y en ayudarle a llevar la cruz. «No haya miedo que se pierda el trabajo. A buen amo [Amigo] sirve. Mirándole está». No hacer caso de las sequedades, de la falta de gusto en el silencio. Es oración de confianza: «Guíe Su Majestad por donde quisiere. Ya no somos nuestros». Aquí se aprende a decir: «Juntos andemos, Señor», hágase tu voluntad.

  • Agua de la noria. «El segundo modo de sacar el agua… Quiere Dios por su grandeza que entienda esta alma que… está ya tan cerca, que en meneando los labios la entiende».

Es oración de intimidad. Una intimidad que va transformando. Se descubre que Dios actúa, se entiende «lo que hace su presencia, y que quiere particularmente comenzar a obrar en el alma, en la gran satisfacción interior y exterior que la da».

Crece el silencio y se puede orar «sin ruido… sin andar buscando muchas palabras y consideraciones».

  • Agua del río. «La tercera agua con que se riega esta huerta… [es] dejarse del todo en los brazos de Dios… ya no es suya el alma de sí misma; dada está del todo al Señor; descuídese del todo».

Es oración de abandono. Teresa diría «Vuestra soy, para Vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?». Es oración de entrega amorosa: soy tuyo, haz conmigo lo que quieras.

  • Agua de lluvia. «Decir algo de la cuarta agua… es agua que viene del cielo» y, a la vez, es «un fuego que está ardiendo».

Es oración de unión y Teresa empieza a encontrar dificultad para traducir en palabras la profunda experiencia. Dios deja impresa la huella de su presencia. Es el momento del silencio profundo, en que se siente que es Dios quien vive más que uno mismo.

10. Orar ¿para qué?

Pasar ratos con el Amigo es muy valioso. Teresa experimentó que orando, tratando con Jesús, su vida había cambiado, había logrado superar muchas barreras y abrir sus horizontes: «Por aquí se remediaron todos mis males». Por eso, dice:

«Creedme, mientras pudiereis, no estéis sin tan buen amigo. Si os acostumbráis a traerle cabe vos [junto a vosotros], y Él ve que lo hacéis con amor… No os faltará para siempre; ayudaros ha en todos vuestros trabajos; tenerle heis en todas partes. ¿Pensáis que es poco un tal amigo al lado?» (C 26, 1).

También dirá que, estando con Él, se imprime el amor en el corazón y como «amor saca amor», la vida se transforma: junto al Amigo, nos volvemos amigables y verdaderos.

Finalmente, hay una respuesta, que solo puede entenderse a través del amor y es la respuesta de los grandes amigos. Se ora por nada, por puro amor, gratuitamente, por «contentarle» a Él. Porque se ha descubierto que «tiene en tanto que le volvamos a mirar», que ya no se puede dejar de mirarle.

11. Dificultades y ayudas

La vida está llena de altibajos y «de todo tienen los que tienen oración».

«Muchos días no hay sino sequedad… ni podrá tener un buen pensamiento… Otras veces, flojedad, tibieza y oscuridad en todo». A veces, cuando «reza es como si no rezase» o no se puede sujetar la imaginación y los pensamientos están «tan desbaratados como unos caballos desbocados, que no hay quien los haga parar».

Teresa ofrece algunas ayudas.

a)     No agobiarse

Lo primero es no agobiarse por no tener buenos pensamientos: «No haga caso de los malos pensamientos». No tiene importancia no poder ‘pensar mucho en Dios’, porque lo que acerca y une a Él no es el pensamiento sino el amor.

«Importa mucho que de sequedades ni de inquietud y distraimiento en los pensamientos nadie se apriete ni aflija». Hay que acercarse más a Jesús, en esos momentos y «andar con alegría y libertad». Y recordar que en la oración «no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho».

b)     Los libros y la naturaleza

Para empezar la oración se puede tomar un libro: «Es bueno tener un libro para presto recogerse», sobre todo los evangelios.

Otras veces es bueno orar con la naturaleza: «Aprovechábame a mí también ver campo o agua, flores. En estas cosas hallaba yo memoria del Criador, digo que me despertaban y recogían y servían de libro».

c)     Los sentidos

Los sentidos pueden ayudar para la oración: puede «aprovecharse de sus sentidos para lo interior. Si hablare, procurar acordarse que hay con quien hable dentro de sí mismo; si oyere, acordarse que ha de oír a quien más cerca le habla. En fin, traer cuenta que puede, si quiere, nunca se apartar de tan buena compañía» (C 29, 7).

Y saber que con todos ellos se puede disfrutar a Dios, si se sabe manejarlos; se puede aprender a «recogerlos» y así, «se goza un bien, adonde juntos se encierran todos los bienes… y ocúpanse todos los sentidos en este gozo».

d)     Maestros y amigos

Es bueno compartir con otros el camino de la oración porque ayuda a «andar en verdad», algo imprescindible para orar.

Tener maestro es importante. Alguien experimentado con quien hablar, para iluminar los pasos que se dan. Es no fiarse solo de uno mismo. Por eso recomienda «ir siempre con aviso, y tener maestro».

También, tener compañeros: «Aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo Es cosa importantísima» (V 7, 20).

Teresa, en sus comienzos, formó un grupito de cinco amigos y se juntaban «para desengañar unos a otros, y decir en lo que podríamos enmendarnos y contentar más a Dios; que no hay quien tan bien se conozca a sí como conocen los que nos miran, si es con amor y cuidado de aprovecharnos» (V 16, 7).

12. Una manera de proceder

La «manera de proceder» de Teresa en la oración está marcada por tres palabras: confianza, llaneza y suavidad.

Importa mucho «tener gran confianza, porque conviene mucho no apocar los deseos, sino creer de Dios que, si nos esforzamos, poco a poco» nos ayudará a crecer en la amistad, porque Dios «es muy amigo de ánimas animosas… fiad de su bondad, que nunca faltó a sus amigos».

Y andar con llaneza, con sinceridad, con la verdad por delante, sin ningún tipo de fingimiento. «Que andéis con gran llaneza y verdad», porque sin esa sinceridad y naturalidad, la amistad es de pose, la oración queda vacía.

Dirá que Dios «es muy amigo tratemos verdad con Él; tratando con llaneza y claridad, que no digamos una cosa y nos quede otra, siempre da más de lo que le pedimos».

Por último, la suavidad: hay que esforzarse pero no obligarse de modo que se estropee la relación. «Que vaya todo con suavidad». Encontrar la fuerza que nace del cariño, de un amor que se hace grande y fuerte y no de una imposición, porque la amistad no es una conquista, es un regalo que se cultiva.

Así es la oración, que «no ha de ir a fuerza de brazos el comenzarse a recoger, sino con suavidad, para que podáis estar más continuamente». Para poder comprender que «suave es su yugo, y es gran negocio no traer el alma arrastrada… llevarla con suavidad».

Todo eso da alegría y anchura de corazón: «Se deje de unos encogimientos que tienen algunas personas y piensan es humildad… porque si el alma se comienza a encoger, es muy mala cosa para todo lo bueno».

Dios no es estrecho y no aprieta ni recorta. «No es nada delicado mi Dios: no mira en menudencias», decía Teresa. Es el mejor Amigo que se puede tener.

Conclusión

Para quien se adentra en la oración, toda la vida se abre a la amistad: «En todas las cosas hallaréis descanso, aunque sean de mucho trabajo». Por eso siempre invita Teresa: «Tratad con Él como con padre y como con hermano y como con señor y como con esposo; a veces de una manera, a veces de otra» (C 28, 3).

Tratar con Él siempre, porque «¡el verdadero amante en toda parte ama y siempre se acuerda del amado! Recia cosa sería que sólo en los rincones se pudiese traer oración. Ya veo yo que no puede ser muchas horas; mas, ¡oh Señor mío!, ¡qué fuerza tiene con Vos un suspiro salido de las entrañas» (F 5, 16).

Se puede andar en amistad dondequiera que se esté. Siempre es posible orar, porque Él «nunca falta; es amigo verdadero».

¹Las siglas utilizadas de las obras teresianas son: C: Camino de Perfección Valladolid; V: Vida; F: Fundaciones.

²Cf. V 13, 22; 12, 2.

Descarga: Teresa de Jesus enseña a orar a los jóvenes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s