Puertollano celebra el V Centenario

Este año, en Puertollano (Ciudad Real), han querido tener presente el V aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y el Año de la Vida Consagrada, en el marco de las fiestas de la Virgen de Gracia y en su novena,. En la Novena ha intervenido Pilar de la Cruz, una religiosa carmelita de Daimiel, nacida en Puertollano. Además, los asistentes podrán escuchar la predicación de tres carismas presentes en Puertollano y algunas ideas sobre la Virgen en San Vicente de Paúl, Don Bosco y San Antonio María Claret.

Al terminar la Novena, el día 18 de septiembre, se llevará a cabo una velada poética y musical en torno a la figura de santa Teresa de Jesús.

Homilía de la religiosa carmelita: (Texto completo)

DESDE MI CARMELO

2015_09_08_No_06-IMG_0612“Andaba yo suplicando a nuestro Señor que me regalase palabras para romper el silencio de mi vida y acercarme a vosotros, mi pueblo; que me regalase un camino sencillo para viajar a vuestro encuentro en este día grande de nuestra Señora, la Virgen de Gracia.

Y el Señor que siempre escucha nuestra oración me ha regalado un Camino y palabras que expresan un poquito mi vida de oración en nuestra Iglesia. Ese Camino es María, Ella es el lugar donde nos encontramos hoy.

¡Perdón!, no me he presentado. Mi nombre es Pilar de la Cruz. Soy Carmelita Descalza en el Monasterio de nuestra Señora de la Paz, en Daimiel, pero nací en Puertollano. Vuestro párroco me invitó a estar a vuestro lado en la fiesta grande de nuestra Señora, en este año con un paisaje especial en nuestra Iglesia: celebramos el Año de la Vida Consagrada y el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, es un año jubilar, de alegría, de acción de gracias.

Celebramos a Teresa de Jesús, maestra de oración en la Iglesia, mujer profundamente humana que experimentó la importancia de la oración en su vida y en la vida de todo cristiano, que descubrió como don de Dios que todos estamos invitados a orar, a tener una relación con Jesús de amistad, de cercanía, que no estamos vacíos, que tenemos un mundo interior precioso, que nuestra alma es como un Castillo todo de diamante y muy claro cristal con muchas moradas, que Dios habita en ella y que podemos viajar y visitar y vivir en las distintas Moradas de nuestro interior donde siempre está el Señor que no sabe otra cosa sino amar y no nos pide otra cosa sino amor. “…para aprovechar mucho en este camino y subir a las moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; y así lo que más os despertare a amar, eso haced”, nos dirá Santa Teresa.

Y celebramos a la Virgen María, la Llena de Gracia; el Castillo de diamante transparente, sin puertas, sin límites, donde el Señor puso su Morada por obra del Espíritu Santo; donde el Verbo se hizo carne, la mujer sencilla y pobre, toda llena de Dios, escondida a los ojos del mundo pero generadora de vida, de luz, de esperanza nueva; la mujer que guardaba todo en su corazón.

Celebramos a nuestra Madre, la Virgen de Gracia. Recuerdo que cuando era pequeñita mi padre me alzaba en brazos para que me asomase por el cristal redondito de la puerta de la Iglesia de nuestra Patrona, y al final, en lo alto, estaba la Virgen llena de luz y brillante… Yo la miraba toda admirada y rezaba un Ave María. Después regresábamos a casa y en la fachada teníamos una capilla con una pintura de la Virgen de Gracia. En casa la Virgen era más nuestra, nos acompañaba en el taller (mi padre era tapicero), siempre María estaba cerca, no necesitábamos palabras para saber que estaba a nuestro lado. La Madre era parte de nuestro paisaje, de nuestra vida cotidiana, y siento que siempre ha sido la música de fondo de Puertollano, como puerta de nuestro pueblo, lugar de nuestro descanso, consuelo de nuestro dolor y alegría para el alma. La mujer que siempre nos muestra el Fruto de su Vientre, el único sentido de nuestra vida: Jesucristo, nuestro Señor.

Desde mi Monasterio hoy me he acercado a vosotros. Desde nuestra vocación tejida de silencio y soledad, donde andamos ocupadas en oración por nuestra Iglesia y nuestro mundo que “estáse ardiendo”, dirá Santa Teresa. Desde esta vida sencilla que, como María, “guarda todo en su corazón”. Y, como Teresa, descubre que Cristo está con nosotras, que vive en nuestro interior y que la puerta para entrar en tan grandes misterios, en tan grandes necesidades y dolor de nuestra historia, en tan gran amor…, es la oración.

Comparto con vosotros este tesoro que es la llamada de Dios a la Vida Consagrada, al Carmelo, una llamada sencilla que cambió de rumbo mi camino pero le doy tantas gracias al Señor … Seguro que cada uno de nosotros podemos hablar del tesoro de nuestra vocación. Con María podemos decir “Proclama mi alma la grandeza del Señor”.

Y os dejo en Manos de Nuestra Señora, os dejo en su compañía en estas fiestas grandes que saben a tanta alegría, os dejo y a la vez me quedo a vuestro lado y, conmigo, todas mis hermanas, os acompañamos con nuestra oración.

Que el Señor y La Virgen de Gracia os bendiga siempre con la paz, mi querido pueblo, Puertollano.

Vuestra hermana:

Pilar de la Cruz.
8 de Septiembre del 2015, Día de Nuestra Señora la Virgen de Gracia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s