La priora o animadora comunitaria en el pensamiento de santa Teresa de Jesús

La priora o animadora comunitaria en el pensamiento de santa Teresa de Jesús teFray Oswaldo Escobar, ocd
Superior Provincial de América Central

Teresa era una mujer realista, ubicada en su tiempo y espacio. Al verse urgida a dar criterios sobre situaciones que atañen la estabilidad de sus monasterios, en especial en lo referente a las prioras y otros oficios en particular, dejó un legajo de criterios prácticos. Ella que fue la líder y fundadora del Carmelo Descalzo, gastó bastante tiempo en instruir a sus prioras; ha experimentado en su propia labor de gobierno que el asunto no es de rigorismos impositivos, sino que el servicio de la autoridad debe estar precedido, como todo oficio cristiano,  en la caridad, por eso una de sus más conocidos pensamientos dirigidos a las prioras dice así: “procure ser amada para que sea obedecida” (Cs 34).

A todas las monjas, pero especialmente a las prioras,  las quería dotadas de buen entendimiento (sentido común) y a la vez debían ser asesoradas en su gobierno por las que tienen esas facultades: “porque siempre las prioras han menester tratar más con las que entienden mejor y son más discretas” (VD 19). Por eso,  cuando va detallando los criterios de selección vocacional, su preocupación será que desde un inicio la candidata recibida debe poseer talentos dignos de consideración y uno de esos grandes criterios será tener asegurado buenas Vocacionadas para el servicio de la autoridad: “Ahí la que se tomase (por monja) cada una había de ser para ser priora y cualquier oficio que se le ofreciere” (Cta 37,14).

Pero con toda las indicaciones que dio, en sus monasterios siempre ocurrieron situaciones complejas. Algunas  prioras le daban dolores de cabeza. Típico será el caso que cuando hay actitudes que no le agradan en sus prioras, ella utilizará el adjetivo “prioritas”, veamos algunos casos: “Yo le digo, mi hija, que es menester mirar mucho esto que las prioritas hacen de sus cabezas” (Cta 142,13). En otra ocasión mantiene el mismo calificativo: “no sé qué tentación tiene aquella priorita (de Valladolid)  en contentar estos frailes (Calzados) (Cta 236,3).

Habiendo tenido algunas experiencias amargas en cuanto a prioras, desea que sean electas  solamente aquellas en las que puede confiar. Un caso de estos estos será con María de San José, que fue una discípula que supo integrar en su vida todas las enseñanzas teresianas.  Teresa sabiendo la calidad humana y espiritual de esta hija suya, no oculta el deseo que en las votaciones que se avecinan salga electa priora:

“Y vuestra reverencia, mi hija, déjese ahora de perfecciones bobas en no querer tornar a ser priora. ¡Estamos todos deseándolo y procurándolo, y ella con niñerías, que no son otra cosa! Este no es negocio de vuestra reverencia sino de toda la Orden; porque para el servicio de Dios conviene tanto que ya lo deseo ver hecho y para la honra de esa casa y de nuestro padre Gracián. Y aunque vuestra reverencia no tuviera ninguna parte para este oficio, no convenía otra cosa, cuanto más que, a falta de hombres buenos…, como dicen”

Si Dios nos hiciera esta merced, vuestra reverencia calle y obedezca; no hable palabra; mire que me enojará mucho. Basta lo dicho para que entendamos que no lo desea; y a la verdad, para quien lo ha probado no es menester decirlo para entender que es pesada cruz. Dios la ayudará, que ya la tempestad se ha acabado por ahora” (Cta 291,3-5).

Así era Santa Teresa, sabía ejercer la labor  de madre, pero a la vez era una auténtica maestra, no solo para el arte de la oración, sino que también de esos menesteres tan importantes en todos los tiempos como lo es todo lo relacionado al servicio del  gobierno y  la autoridad.  Ella misma tuvo que aprender a gobernar, pues aunque tenía muchos talentos para ello, descubre que en los inicios de su gobierno, fue demasiado estricta. En  el año 1579 escribe a la Madre María Bautista: “sepa que no soy la que  solía en gobernar: todo va con amor” (Cta 358,1). Sin duda alguna ha llegado a una conclusión que ella misma apunta en Fundaciones: “la discreción es gran cosa para el gobierno, y en estas casas muy necesaria; estoy por decir mucho más que en otras, porque es mayor la cuenta que se tiene con las súbditas, así de lo interior como del exterior”  (F 18,6).

Se dispone a dar criterios de gobierno con mucha dedicación, pues en muchos casos hay que hacer frente a varias situaciones que pueden alterar la paz comunitaria, por eso escribe con agudeza: “yo temo más que no pierdan el contento con que Nuestro Señor las lleva que esotras cosas, porque sé qué es una monja descontenta” (Cta 359,2). Por eso sus enseñanzas de gobierno estarán ancladas en su profunda experiencia: “crea que a una monja descontenta yo la temo más que a muchos demonios” (Cta 387,14).

Pero también se dio cuenta que el oficio prioral en muchas ocasiones es muy incomprendido, pues hay algunas hermanas que de  todo le estarán siempre cargando las culpas a la priora: “Todo lo que ven les parece falto …, y toda la culpa echan a la pobre priora o a otras” (VD 20). De algunas comunidades se daba cuenta que el problema no era la priora en sí, sino la comunidad misma “No sé qué me diga; temo que no ha de durar  ahí (en Alba) priora, porque todas huyen” (Cta 444,3). Y, también descubría intereses mezquinos de algunas comunidades, tanto en la distribución de vocaciones, como en otras especies temporales y de reglamentos “cada priora quiere para su casa, y le parece que en las otras se ha de cumplir” (Cta 330,5).

Este es el esquema del artículo:

Introducción

1.Teresa como priora es depositaria de muchas gracias espirituales

2.Las prioras como telón de fondo de todos sus escritos

3. Algunas funciones legislativas de las prioras

4. Criterios teresianos sobre el oficio prioral

5. Casos complejos en el servicio de la autoridad.

Conclusiones

Descarga el artículo completo en cualquiera de estos dos formatos:

Otros artículos relacionados con Fray Oswaldo Escobar

Anuncios

2 thoughts on “La priora o animadora comunitaria en el pensamiento de santa Teresa de Jesús

  1. Cuál fue la fundación q se tuvo q deshacer por ser sus donadores, al morir el marido, la viuda quiso imponer su voluntad en el Carmelo ?….? Gracias por su respuesta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s