Teresa de Jesús también tiene amigos budistas

No habrá paz entre las naciones
sin paz entre las religiones;
ni habrá paz entre las religiones
sin diálogo entre las religiones;
ni habrá diálogo entre estas
sin el estudio de sus fundamentos.

Hans Küng

Los días 27 al 30 de julio, se ha celebrado en Ávila un Congreso Internacional dedicado a la Mística Teresiana y el Budismo Teravāda. Asistí como invitada para impartir una ponencia sobre la oración vocal y mental, y la religiosidad teresiana. Ese fue el motivo  inicial de mi presencia en el Congreso. Confieso que, personalmente, no me unía al budismo ningún tipo de lazo de simpatía, ni siquiera de curiosidad personal, sino que más bien iba algo recelosa y poco motivada de lo que podía suponer el encuentro. A lo largo de esos días, mi actitud cambió por completo. Cristianos y budistas hemos convivido estrechamente en la Universidad de la Mística, hemos compartido momentos de oración y diálogo, hemos intercambiado experiencias y hemos trabado relaciones de simpatía. El mutuo conocimiento y la convivencia, en clima de respeto y valoración, ha sido una enorme riqueza. Algunos ya conocían a Teresa de Jesús y la admiraban como gran maestra de espiritualidad. Otros la han conocido estos días. Ha sido maravilloso oírles hablar con veneración hacia ella. Más allá de nuestras diferencias, que nadie pretende negar, hemos descubierto que podemos trabajar juntos para construir un mundo más humano y en paz y ser un signo de que la espiritualidad une y no divide.

Sé que el camino no es fácil. Para empezar, tropezamos con la oposición de bastantes que, aun confesándose cristianos, reaccionan con hostilidad y rechazo visceral a todo lo que signifique acercamiento, frente al deseo expreso del propio papa Francisco. Lo he podido comprobar en las redes sociales estos días. Si nuestra actitud no cambia, ¿cómo esperamos que el mundo cambie? Hoy suscribo las palabras certeras del teólogo Hans Küng que encabezan este artículo, y las que pronunció el P. Agustí Borrell, vicario general del carmelo tersesiano, en la ceremonia de clausura del Congreso: “La paz entre los pueblos la harán posible quienes han pacificado sus corazones”.

Aquí os dejo la crónica que estos días ha ido elaborando el CITeS, donde se recogen los momentos más destacados de este encuentro, por el que hoy doy gracias a Dios.

Jueves 27 julio
Inauguración del Congreso sobre Mística Teresiana y Budismo Theravāda

Con una participación de más de un centenar de personas de más de treinta países, dio inicio al Primer Encuentro Mundial Mística Teresiana y Diálogo Interreligioso: Budismo Theravāda y Mística Teresiana. El objetivo del encuentro entre muchos expertos de Budismo Theravāda y mística teresiana es dialogar y buscar las similitudes y diferencias entre ambas tradiciones culturales y religiosas a partir de las cuales es posible enriquecerse mutuamente. Después de la palabra de bienvenida pronunciada por el padre Rómulo Cuartas, subdirector del Centro Internacional Teresiano Sanjuanista, el director del CITeS, Francisco Javier Sancho Fermín, y el Venerable Sik Hin Hung, director del Centro de Estudios Budistas, en la Universidad de Hong Kong, hablaron sobre la importancia del diálogo interreligioso y los objetivos del encuentro. Después de un breve descanso, el Vicario general de la Orden del Carmelo Descalzo, Agustí Borrell, presentó a la Orden del Carmelo teresiano, y por su parte el Dr. Asanga Tilakaratne presentó también la tradición budista Theravāda.

Viernes 28

La oración y la virtud, caminos de liberación

Segundo día de encuentro en el CITeS, Congreso sobre Budismo Theravāda y Mística Teresiana. La eucaristía primero, y las oraciones budistas después, abrieron el día. Muchos de los participantes se dieron cita en uno y otro momento, creando un clima de hermandad entre los miembros de ambas tradiciones religiosas.

 Ya en el plano más académico, la primera conferencia del día estuvo a cargo del P. Maximiliano Herraiz, carmelita descalzo, miembro de la comunidad del CITeS. De modo magistral, el padre Maximiliano, nos presentó el tema de las virtudes y el camino de la oración en Teresa de Jesús. En el sistema teresiano, sólo puede haber un verdadero encuentro con Dios si se empieza a cultivar una relación personal con Él. La oración no es un ejercicio de perfección sino una manera de ser y de vivir. Las virtudes, por su parte, no son otra cosa que los frutos de esta relación.

 La segunda conferencia estuvo a cargo del venerable Raluwe Padmasiri, Jefe del Departamento de Filosofía Budista, en el Instituto de Posgrado de Pāli y Estudios Budistas, de la Universidad de Kelaniya, en Sri Lanka.  Su presentación versó sobre la centralidad del papel de sīla (virtud) en el camino de liberación en el Budismo Theravāda. El venerable Raluwe Padmasiri subrayó que las virtudes manifiestan el camino de transformación optado y practicado por la propia voluntad de la persona. El papel de la virtud es llevar al ser humano a vivir lejos de los extremos; algo muy parecido al conocido aforismo de la filosofía occidental donde la virtud es el «justo término medio» entre dos actitudes extremas, a las que se denominan vicios. También las virtudes budistas son el punto medio. El objetivo de este camino es hacer surgir el pensamiento, llevar a la paz, y a la verdadera iluminación. Este es el objetivo de la Virtud: colocar el ser humano en el camino del equilibrio.

El Diálogo continuó por la tarde, donde se presentaron María José Pérez, carmelita descalza y el venerable Khammai Dhammasami. Ambos trataron del tema de la oración en cada una de sus tradiciones religiosas.

Al final de la tarde, tuvimos una  meditación budista guiada por Venerable Dr. Dhammadinnā (Italia), Profesora en el Dharma Drum Institute of Liberal Arts (Taiwan), Departamento de Estudios Budistas. Directora del Āgama Research Group.

Sábado 29
La Meditación y el recogimiento: perspectiva budista y teresiana

Dos momentos de oración matutina abrieron la tercera jornada del Encuentro Budismo Theravāda y Mística Teresiana, que se lleva a cabo en el CITeS- Universidad de la Mística. En la capilla Música Callada, se celebró la Eucaristía y a continuación, un tiempo de oración budista, en la capilla de la Santísima Trinidad. En ambos momentos se hicieron presentes miembros de ambas tradiciones. Estos momentos orantes, de alguna forma, dispusieron a los participantes para el momento más académico, en la sala de conferencias. El tema de las dos conferencias de la mañana se centró en los grados de oración: Meditación discursiva, Oración de recogimiento, Meditación de concentración. Cada uno de los conferenciantes presentó lo que caracteriza la práctica de la oración meditativa, en su respectiva tradición.

El P. Rómulo Cuartas, subdirector del CITeS, nos habló de la oración de recogimiento en Teresa de Jesús, una oración que la santa abulense propone especialmente para aquellas personas que por diversos motivos no pueden hacer uso de la oración meditativa. En este tipo de oración, lo importante será hacer un proceso de interiorización de los sentidos externos e internos, que pasan de la dispersión exterior al recogimiento interior, en la propia interioridad, donde se da el encuentro y la comunicación con Dios.

En su presentación, el Dr. G.A. Somaratne, Profesor Asistente del Centro de Estudios Budistas, Universidad de Hong Kong (HKU), presentó los previos básicos para que la persona se disponga a entrar en la meditación. A través de esta práctica, la meditación Samatha, se pueden alcanzar los más altos grados de concentración. Esta técnica de meditación calma la mente y orienta el sentido de la conciencia, fomenta las emociones positivas y expande nuestra forma de ver. Aunque este tipo de meditación es una especie de preparación para otros grados más profundos, exige desde el principio un tipo de práctica ascética, que permitan a la persona ganar y mantener cierto grado de libertad.

Los temas desarrollados despertaron gran interés entre los participantes, que no perdieron oportunidad de interactuar con los ponentes y monjes budistas.

Entrega del II Premio Internacional
Teresa de Jesús y el Diálogo Interreligioso 

Después del primer Premio Internacional Teresa de Jesús y el Diálogo Interreligioso, celebrado en el 2015, y que centró la mirada en Teresa de Jesús en diálogo con todas las tradiciones religiosas, la Universidad de la Mística de Ávila, convocó este año la segunda edición de dicho premio, centrando la mirada, esta vez, en la Mística Teresiana y el Budismo.

 De todos los trabajos presentados, el jurado calificador premió a cinco. Cuatro de ellos recibieron un premio accésit de 1.000 euros cada uno, y el ganador se hizo acreedor a un premio de 6.000 €. La entrega de los premios se realizó el sábado 29 de julio 2017 por la tarde. Tras la ceremonia de premiación, tuvo lugar la presentación de los trabajos premiados por cada uno de sus autores, provenientes de Estados Unidos, Italia, España e India.

Igor Giusti, ganador del premio principal, de origen italiano pero residente en Estados Unidos, hizo una comparación entre los logros espirituales y las etapas místicas en Teresa de Jesús y Gautama Buda. Por su parte, la carmelita descalza italiana, Cristiana Dobner presentó un estudio sobre El camino del Diamante y el Castillo Interior; El Reino interior de las almas. Diversidad y semejanza en las espiritualidades contemplativas, fue el título del trabajo presentado por el español Imanol Bageneta Messeguer. El carmelita descalzo indio, Joy Alumkal Philopose presentó a Teresa de Ávila y a Nagarjuna como dos ‘Gurús’ de relevancia ‘trans-histórica’. Y por último, el abulense Jesús Collado Gómez hizo una comparación entre Teresa de Jesús y Sidharta.

 Domingo 30: última jornada

 A pesar de ser un domingo, el día empezó muy pronto en el CITeS. Y es que el Congreso de Mística Teresiana y el Budismo Theravāda, lleva un ritmo muy acelerado.  Después de las oraciones matutinas y el desayuno dominical, empezó la jornada a las 09.45 en el aula magna. La mesa fue dirigida por Daniel Millet, uno de los principales artífices de este congreso.

 La primera ponencia estuvo a cargo del director del CITeS- Universidad de la Mística, Fco Javier Sancho F., quien nos presentó la oración mística y los grados de oración en la experiencia Teresiana. Para el religioso, a Teresa no le importa demasiado presentar métodos o fórmulas para hacer una oración perfecta o entrar en relación con Dios. Para ella lo importante es la persona, a la que siempre tiene presente cuando enseña. De allí que señale que lo importante es hacer todo aquello que haga crecer a la persona, humanamente y en su relación con Dios. Para hacer este proceso de crecimiento será necesario conocerse y comprender los propios mecanismos emocionales: el cómo “funciona” nuestra psicología. Y es que Teresa descubre que el pensamiento, la imaginación y la fantasía, siendo parte fundamentales en nuestra vida, puede también complicárnosla. Ante todo esto, ella es muy práctica, dando la importancia que corresponde a casa cosa.

El Dr. Rupert Gethin, Director y Profesor del Centro de Estudios Budistas de la University of Bristol y Presidente de la Pāli Text Society, habló de los jhānas en el camino budista de liberación. El profesor Gethin señaló que la palabra jhāna, de origen sánscrito, significa “pensar, imaginar, contemplar”, y que es posible alcanzar la jhāna, a través de las practicas ascéticas y la meditación de concentración. Para alcanzar la jhāna, hay que empezar por eliminar los estados mentales impuros que pueden obstaculizar la tranquilidad interior, conocidos como “los cinco obstáculos”. Después de alcanzar la primera jhāna se puede llegar también a las jhānas superiores.

Clausura del Congreso

 Después del diálogo con los ponentes, se procedió a la Clausura del Congreso. Tomaron la palabra el venerable Sik Hin Hung, Director y uno de los Fundadores del Centro de Estudios Budistas de la Universidad de Hong Kong y el padre Agustí Borrell, Vicario General de la Orden del Carmelo Descalzo. Después de agradecer a los ponentes y participantes, y a todos los que hicieron posible este congreso, cada uno subrayó la importancia del diálogo entre las diferentes tradiciones religiosas que buscan el bien de la persona y de la humanidad. “Todos queremos contribuir para la paz en el mundo, todos estamos de acuerdo que la paz verdadera empieza en el interior de cada uno, y la paz entre los pueblos la harán posible quienes han pacificado primero sus corazones” afirmó el Vicario General. Ambos afirmaron también que en estos días de encuentro interreligioso, cada persona, a través de su propia identidad, ha podido experimentar un enriquecimiento mutuo a través del vivir y compartir la vida cotidiana.

Por la tarde, algunos de los participantes que no se marcharon, aprovecharon para hacer la ruta teresiana por Ávila. Por su parte, los monjes budistas aprovecharon para visitar el Monasterio de El Escorial.

Recordemos que el propio papa Francisco nos invita a trabajar para que sea posible el diálogo interreligioso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s