Chiquitunga será beatificada el 23 de junio

El papa Francisco ha firmado el decreto que permitirá la beatificación de la carmelita paraguaya venerable sierva de Dios María Felicia de Jesús Sacramentado, conocida como Chiquitunga, informó hoy la Santa Sede.

Será la primera paraguaya declarada beata y su beatificación será un paso más en el proceso hacia la canonización.

En rueda de prensa, el presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya, monseñor Edmundo Valenzuela, ha dado a conocer que la beatificación será el sábado 23 de junio próximo en el estadio Pablo Rojas, la Nueva Olla de Asunción.

El 1 de junio de 2017 el Vaticano reconoció la “curación milagrosa” del niño Ángel Ramón mediante la mediación de la venerable religiosa paraguaya. Los médicos afirmaron que la sanación fue “algo inexplicable y maravilloso”.

Según el relato del Hno. Restituto Palmero en la revista Chiquitunga, a partir de este paso, la Congregación para las Causas de los Santos debían entregar al postulador general el informe de los médicos, que luego pasó al congreso de los teólogos para que emitieran su voto. Los teólogos, con el dictamen de los médicos, confirmaron que la curación ha sido por la oración de intercesión de la Venerable María Felicia de Jesús Sacramentado.

Luego, con los votos de los médicos y de los teólogos, la causa pasará a la consulta de los obispos y cardenales de la Congregación para los Santos. Una vez terminado todo este proceso se depositará en la secretaría para las Causas de los Santos y el prefecto prepara otro informe a remitirse al Papa y será el Pontífice quien firmará el decreto de su beatificación.

SU VIDA

Chiquitunga nació el 12 de enero de 1925 en Villarrica. Trabajó en la catequesis de la Acción Católica con niños, jóvenes trabajadores, universitarios con problemas, con los pobres, los enfermos y los ancianos. Lo hizo en Villarrica y en Asunción.

A los 30 años, el 14 de agosto de 1955, ingresa a la vida contemplativa en el Carmelo de Asunción. Las hermanas carmelitas descalzas de Asunción la recuerdan así: “En los cuatro años que la querida hermana vivió entre nosotras, se caracterizó por su gran espíritu de sacrificio, caridad y generosidad, todo envuelto en gran mansedumbre y comunicativa alegría”. Estuvo internada en un hospital durante poco más de un mes debido a la hepatitis que contrajo. Murió el 28 de marzo de 1959, con 34 años de edad.

Hay que recordar que los santos son solo mediadores y no proveen milagros, que en la creencia cristiana, son atribuidos a Jesús.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.