Teresa de Lisieux: “Y vámonos a ver en tu Hermosura” (P. Secundino Castro)

Este curso sobre santa Teresa de Lisieux, titulado Una mística siempre nueva, tiene el objetivo de presentar su figura de una forma general y atractiva para conocerla en profundidad. El P. Secundino Castro, OCD, ha estado muchos años leyendo y estudiando la espiritualidad de esta interesante Santa y nos hace una propuesta desde el ámbito académico, pero también desde la devoción y admiración que siente por ella.


5 respuestas a “Teresa de Lisieux: “Y vámonos a ver en tu Hermosura” (P. Secundino Castro)

  1. Me ha parecido una charla magistral.Perfectamente entendible la diferencia del sufrir por sufrir y ylas verdaderas motivaciones de Teresita y de los misticos al hablar del sufrimiento.Me gusto muchisimo la frase “el amor lo rompe todo” y yo dria “solo el amor lo explica todo”.
    Es como dice el padre “querer estar con Jesus, tener sus sentimientos, ser como Jesus. Me alegro mucho escucharle de cir al padre que Teresita habia dicho(lo lei tambien en las obras completas) que nunca habia pedido el sufrimiento y que entonces permanecia en paz por no haberlo hecho, de lo contrario seria incaaaapaz de soportalo que ahora estaba viviendo.´Gracias Padre. Vamos descubriendo que poco conociamos de Teresita. y de su camino.
    Nuevos horizontes, Es una espiritualidad para este siglo-

    Me gusta

  2. Sigue siendo un Misterio (pero esta sesión lo ilumina muy bien) la crisis de fe de Teresita. Es tanta la Luz que ciega. Es tal su fe que le es concedido padecer lo que también San Juan de la Cruz sostiene: “creer sin ver”.
    Y la ofrenda de Amor en que se transfigura el alma de Teresita. A la que Dios no puede sustraerse.

    Me gusta

  3. Esta tercera sesión es de mucha enjundia y de mucho agradecer. Porque aclara el tema del sufrimiento (una anécdota: asistí por primera y última vez a una charla introductoria para la venta de un libro de espiritualidad que tomaba a nuestra santa de Lisieux como un ejemplo de caso clínico, lamentablemente escrito por un sacerdote carmelita a quien había considerado un orador brillante). Ahora esta sesión me corrobora que la santidad no es una enfermedad. Es Amor. También, comprendo mejor un comentario del Papa Francisco sobre la incomprensión por parte de la superiora a Teresita. Y pienso una vez más cómo la envidia espiritual puede ensañarse con un alma entregada a Dios (por cierto, eché de menos aquel pasaje contado por nuestra santa acerca de que en su lecho de muerte sufría pacientemente a una hermana del convento que venía a reírse sentada al pie de su cama).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .