El Carmelo Teresiano en salida

Fray Oswaldo Escobar, ocd, obispo de Chalatenango (El Salvador, C.A.) comparte con nosotros esta reflexión, presentada en el XCII Capítulo General OCD, celebrado del 30 de agosto al 14 de septiembre de 2021 en Roma.

EL CARMELO TERESIANO EN SALIDA

Capítulo General XCII

+ Fray Oswaldo Escobar, ocd
Obispo de Chalatenango,
El Salvador, C.A.

Introducción

Gracias al Consejo General por invitarme a compartir en este Capítulo General XCII. Para mí ha sido motivo de mucha sorpresa y a la vez de alegría el que se me solicitara este pequeño aporte y como todo hijo de Teresa con gusto dije sí a la invitación de la Orden.

Quiero también felicitar al Consejo General por su liderazgo en este  período pandémico. Su servicio ha estado a la altura de la desafiante circunstancia, han sabido dar “ánimos animosos” (Cfr. V 13,1), a pesar que tuvieron en la misma Casa General la visita del molesto virus Covid-19.

Yendo a lo que se me pide, quiero decir que mis reflexiones van ante todo con un profundo amor a la Orden, también, es honesto decir que todo lo que diga probablemente esté influenciado por mi visión latinoamericana y en mi condición actual de pastor de una humilde diócesis.

Hemos tenido una situación única y desafiante en la historia contemporánea y ha sido la pandemia. Hemos perdido frailes, monjas, seglares, agentes pastorales destacados en nuestras presencias. No es primera vez que se retrasa un Capítulo General. Por ejemplo, el famoso Capítulo General de Piacenza y del cual Teresa estaba sumamente pendiente, debió celebrarse en 1570, pero problemas políticos en España, Alemania, Francia hicieron que se retrasara hasta 1575. Como consecuencia de lo que aún estamos viviendo a nivel mundial, este Capítulo General no será uno tradicional, será incluso más corto, pero a la vez más desafiante que todos los anteriores.

Sin embargo, si queremos ser fieles a Dios debemos evitar, hoy más que nunca, el pesimismo y fatalidad. Teresa dice: “y ayuda mucho tener altos pensamientos para que nos esforcemos a que lo sean las obras” (CV 4,1). En base a este espíritu teresiano quiero señalar algunos puntos positivos que son de trascendental importancia.

Sigue leyendo en este enlace.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.